Videos FJR
enlaces.fing
enlaces digital
Suscribirme a las noticias de la FJR

Twitter

Permitido tocar

815 Se realizó la quinta edición de Ingeniería deMuestra.

Nota publicada por la diaria, 21 de octubre de 2013.

La educación fue el tema elegido como eje de la edición 2013 del Día del Futuro. Más allá de los debates intrínsecos que esta temática plantea -cómo enseñar, qué, en qué contextos, cuáles deberían ser los cambios a implementar-, cabe preguntarse para qué sirve la educación.

“Para mejorar la calidad de vida de las personas” fue la respuesta de Macarena (23), responsable de una de las iniciativas presentadas en Ingeniería deMuestra, una feria interactiva de proyectos tecnológicos organizada por la Facultad de Ingeniería (Fing) de la Universidad de la República (Udelar) y su Fundación Julio Ricaldoni, que este viernes y sábado, bajo la consigna “Vení a conocer el futuro”, tuvo su quinta edición.
Aunque muchos de los más de 100 proyectos ya se están implementando,
al recorrer los stands la sensación es la de estar con un pie en el futuro
visitando un museo interactivo en el que es posible probarse lentes virtuales,
sacarse fotos en tres dimensiones o apreciar una XO convertida en un
robot que responde a las órdenes recibidas.
La diversidad de los proyectos abarca no solamente a los diferentes institutos que funcionan en la facultad, sino que además están en contacto con diferentes poblaciones y regiones del país. La idea de abrirlos para
que la gente pueda conocerlos, según Héctor Cancela, decano de la Fing,
tiene como objetivo “rendir cuentas a la sociedad uruguaya, que pueda entender qué se hace, con qué espíritu y de qué forma lo que hacemos puede impactar en la vida de las personas”.
Pero el decano también reconoce que el objetivo de la exposición es desmitificar la imagen que muchos tienen de la ingeniería, alejada de lo cotidiano.
“Tenemos que nutrirnos de realidades concretas y volcar el conocimiento en
aplicaciones útiles para la sociedad”, apuntó. Mediante visitas guiadas de liceales y jóvenes de centros educativos también se intenta “conquistar a las nuevas generaciones, porque se necesita que mucha más gente se interese por esta carrera”.
Para quienes exponen sus trabajos es una manera de obtener respuesta de un posible público que posteriormente utilizará esos desarrollos, aplicando ese retorno en mejorar sus propios proyectos.

Marco Polo

Para finalizar los cursos en varios de los institutos de la Fing los estudiantes
deben presentar y gestionar un proyecto en todas sus etapas: la evaluación de las posibilidades de concretarlo, la elaboración de presupuestos y costos, la competitividad en el mercado, el impacto ambiental y para la población, la viabilidad y todo lo que implicaría que ese proyecto efectivamente se pusiera en práctica.
En algunos casos los estudiantes pueden dejar volar su imaginación y experimentar con innovaciones que no tienen un destino puntual; en otros, las propuestas surgen de demandas concretas de empresas o del Estado
que buscan soluciones en los futuros ingenieros.
Permitido tocar Tal es el caso del proyecto denominado Marco Polo, para el  que se generó un convenio entre la Udelar y la empresa de transportes COPSA, que tenía la necesidad de generar una manera más eficiente de asignar los recursos humanos disponibles según los horarios y recorridos estipulados para sus viajes. Mediante el desarrollo de un programa que utiliza la combinatoria de variables, los estudiantes que trabajaron en el proyecto pudieron reducir a nueve horas lo que al encargado de la tarea le llevaba un mes.
La planificación que una empresa de estas dimensiones debe tener para poder manejar su flota y su personal de la manera más eficiente posible, evitando por ejemplo viajes expresos innecesarios, pudo resolverse con la aplicación de los conocimientos obtenidos en el Instituto de Computación.
El valor agregado que destacaron los responsables de generar este programa es que su aplicación además de reducir costos para la empresa redunda en una mejor utilización de la energía. Aspiran a poder ofrecer este mismo servicio a otras empresas de transporte
y a seguir trabajando en proyectos de optimización de recursos. El problema del transporte colectivo también estuvo presente con un proyecto que busca mitigar las dificultades para los usuarios. Se desarrolló una aplicación para dispositivos móviles que combina la utilización del GPS que poseen con la base de datos de la Intendencia de Montevideo, que proporciona ubicación de las paradas de ómnibus, horarios y recorridos. La idea es ofrecer una vía rápida y segura de consulta. Los visitantes pudieron ponerlo a prueba mediante el prototipo, que, según se explicó, está siendo mejorado para pasar a una etapa de preventa. Entre los aportes surgidos durante la exposición, el que destacaron sus responsables fue la idea de referenciar centros de interés en el lugar de destino y hasta incluir publicidad de locales comerciales cercanos.

En tres dimensiones

Los teléfonos móviles inteligentes y su disponibilidad para sumarles todos los días una nueva aplicación abrieron la puerta de un mundo nuevo en el que sólo la imaginación es el límite.
Una de las presentadas en Ingeniería deMuestra incorpora la magia de la realidad aumentada, proceso que permite combinar la visión de una parte del mundo real con elementos generados virtualmente. En un futuro cercano las empresas que venden mobiliario podrán enviar un catálogo de sus productos que el cliente podrá probar en su casa en tres dimensiones y a tamaño real, utilizando para eso solamente un teléfono antes de decidir cuál comprar. Otro rubro en el que es de gran utilidad este servicio es en la venta de construcciones prefabricadas, en las que el interesado puede ubicarse dentro de las opciones y elegir según preferencias. sirHat, la empresa responsable de este proyecto, surgió recientemente también como una idea
de estudiantes que se animaron a experimentar con una herramienta poco Se realizó la quinta edición de Ingeniería deMuestra conocida. Con el apoyo de la Fundación Julio Ricaldoni y luego de presentarse al Programa Emprendedores Innovadores de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, hoy ya es una realidad aumentada.
La misma herramienta también puede usarse con fines culturales. Tal es el caso del proyecto Encuadro, una aplicación que posibilita el recorrido interactivo de un museo. Por ejemplo, al visualizar un cuadro se puede obtener información del autor, de la técnica utilizada y de todo lo que previamente se haya asociado virtualmente a esa obra. Por medio de la realidad aumentada se puede intervenir las obras y darles movimiento. “No generamos un recorrido virtual, no queremos competir con el museo real sino agregarle valor a ese paseo”, explicó Martín (26).


Buena vibra

Las vías por las que el hombre ha obtenido energía han ido modificándose y evolucionando. En momentos en que comienza a esbozarse el cambio de la
matriz energética de Uruguay hacia fuentes renovables –viento, biomasa,
etcétera–, un grupo de estudiantes de ingeniería parecen estar un paso adelante. Antes de que los parques eólicos se consoliden en el paisaje nacional desde el Instituto de Mecánica de los Fluidos e Ingeniería Ambiental se están desarrollando investigaciones acerca de cuáles son las posibles consecuencias de su instalación. Para el monitoreo de la forma en que se propaga el sonido, consideran la geografía del lugar donde se ubicarían los molinos para predecir el impacto acústico que estos emprendimientos podrían generar en la población, los animales y la misma geografía. Si bien actualmente se realizan estudios de impacto ambiental antes de la instalación de parques eólicos, la normativa no tendría en cuenta todas las variables que podrían verse afectadas. La idea de los estudiantes es poder comprobar esta teoría para mejorar la calidad de los estudios a realizar. También como un intento de aportar soluciones a los problemas ambientales es que en el Instituto de Ingeniería Mecánica y Producción Industrial surgió el proyecto de una planta de reciclaje de PET (polietileno tereftalato) a partir de botellas descartables para fabricar nuevas botellas, bandejas y otro tipo de insumos que, por ejemplo, requiere la industria alimenticia. La puesta en funcionamiento de esta planta tendría como ventajas la disminución de la cantidad de derivados del petróleo que se importan, una menor generación de residuos, la creación de 200 puestos de trabajo y la mejora de las condiciones laborales de quienes ya se dedican a la tarea de la recolección de botellas, que en su mayoría lo hacen actualmente en condiciones de informalidad y vulnerabilidad social.
Según las proyecciones previas, la planta podría procesar 43 toneladas de materiales por día. La inversión representaría apenas 1% de lo que implicó Montes del Plata y se recuperaría en cuatro años; su diseño se hizo específicamente teniendo en cuenta que no arroje contaminación en ninguno de los puntos de la cadena productiva. “El proyecto incluye todos los aspectos, los docentes nos exigen que el trabajo quede acorde a lo que un ingeniero el día de mañana pueda tener que enfrentar”, contó Rafael (24).
Ingenieritos “Cuando uno está motivado es cuando más aprende”, dijo Andrés, que trabaja desde 2010 en el proyecto Butiá, que justamente busca motivar a liceales para que “no sean usuarios de una plataforma, sino desarrolladores”. Mediante software libre disponible en las computadoras del Plan Ceibal y programas como Tortugarte, Butiá propone que los usuarios desarrollen sus propios robots con los sensores disponibles en las computadoras, como la cámara y el micrófono, y las programen para que ante determinados estímulos del entorno respondan de una manera específica. Muchos de los niños que visitaron Ingeniería deMuestra pudieron
comprobar que eran ellos quienes daban las órdenes a los robots por medio
de programaciones que habían hecho previamente. “Es interesante lo que eso genera en los jóvenes; se empoderan de la herramienta y eso les da confianza porque lo pueden hacer, y es una buena excusa para aprender tecnología”, destacó. Otro de los stands preferidos fue el del proyecto ANIMuS, que busca estudiar la relación entre la interacción en 2D o touch, tecnología que utilizan las pantallas táctiles, y la interacción 3D o kinect, que hoy se utiliza en consolas de videojuegos. El prototipo presentado durante la muestra permitía interactuar con pantallas de video y audio mostrando las modificaciones que sufría la música o la imagen proyectada según los movimientos realizados por quien ejerciera la interacción. Los responsables
del proyecto están trabajando en lo que denominan “la oficina del futuro”, la aplicación de esa interacción a la vida cotidiana, “para generar ambientes, en la casa o en la oficina, que sean totalmente interactuables”. Según Gabriela (23), una de las estudiantes que trabajan en el proyecto, éstos permitirían
que al entrar a una habitación se prendieran las luces, que al hacer determinado gesto se abriera un procesador de texto en la computadora, tener mesas y paredes inteligentes con las que también se podría interactuar. Su deseo a futuro es que la interacción con la tecnología sea vivida de manera cada vez más natural.

Cuestión de actitud

En la inauguración de la muestra, el rector de la Udelar, Rodrigo Arocena, dijo que Uruguay debe apostar mucho más al conocimiento avanzado y a la educación superior para todos, para lograr la continuidad de la expansión económica a largo plazo. “Lo que Ingeniería está demostrando es que el país puede ir a más y que es tiempo de hacerlo”.
Teniendo en cuenta que a partir de esta exposición surgen propuestas de los sectores empresariales y productivos, el ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman, les recordó a esos sectores que “hoy en día la inserción de nuestro país en el mundo no pasa por ser muy buenos exportadores de unos pocos productos sino por crear complejos productivos basados en nuestras ventajas naturales y sobre todo en la capacidad de nuestra gente”. Por su parte, el ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich, explicó que el desafío del sistema educativo, en todos sus niveles, además de descubrir y desarrollar capacidades y aptitudes, pasa por generar “actitud, la actitud de sentirse capaces; es esa actitud la que lleva a derribar fronteras, a explorar terrenos desconocidos, a innovar y ser capaces de modelar y construir el futuro”.

Lucía Pedreira

*Foto: Ingeniería deMuestra, el viernes, en la Facultad de Ingeniería. / FOTO: SANTIAGO MAZZAROVICH

Fecha Publicación: 
Lunes 21 de Octubre del 2013
AdjuntoTamaño
Permitido tocar.pdf841.1 KB
No deje de ver