En el Día del Libro le preguntamos a algunos profesionales: ¿Qué libro no puede faltar en la biblioteca de un ingeniero? Cinco docentes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República (Fing-Udelar) respondieron a la propuesta. A su vez, compartieron títulos de las novelas o las ficciones que toda persona debería leer alguna vez en su vida. 

Cada 26 de mayo se celebra en Uruguay el Día Nacional del Libro. La fecha fue establecida por la inauguración de la primera biblioteca pública del país en 1816. La jornada sirve de excusa para refrescar el placer por la lectura y escuchar recomendaciones.

Julieta López, directora ejecutiva de la Fundación Julio Ricaldoni (FJR) y docente grado 3 del Instituto de Mecánica de los Fluidos e Ingeniería Ambiental de Fing, opinó que “El libro que no le puede faltar al ingeniero sanitario es Ingeniería de las aguas residuales de Metcalf & Eddy. Y otro que tampoco puede faltar es Abastecimiento de agua del brasileño Milton Tomoyuki Tsutiya. Sin dudas es una referencia para quienes trabajamos en temas vinculados con los sistemas de abastecimiento de agua potable”.

Consultada por un texto que le haya gustado tanto como para recomendar pero que no tenga nada que ver con la ingeniería comentó: La trilogía de El Señor de los Anillo de J.R.R. Tolkien. “Son varias las razones por las que estos libros me atraparon desde el principio y que hacen que me sigan fascinando hasta hoy. Es una historia que trasciende su categoría de libro de fantasía y aventura, para terminar hablando de temas cada vez más actuales como el respeto de las distintas razas y credos, la importancia de la convivencia entre las especies y con la naturaleza, las luchas de poder y cómo éstas llevan a corrupción y actos de maldad. Recomiendo también las películas basadas en esta saga, del director neozelandés Peter Ja”.

Pablo Belzarena, docente Grado 5 del Instituto de Ingeniería Eléctrica de la Facultad, hizo un interesante recorrido para recomendar ese texto que no puede faltar en la biblioteca de un ingeniero: “En primer lugar pensé que ante la amplitud que la ingeniería tiene actualmente quizás debería recomendar un buen libro de matemática o de física y sus aplicaciones tecnológicas. Probablemente esto sea lo que más identifica al conjunto de los ingenieros, pero luego decidí que no”.

Agregó: “Con los dilemas éticos que genera el uso y abuso de la tecnología en la actualidad  e incluso la potencial amenaza a nuestras libertades y derechos en una sociedad muy tecnologizada, considero que todo ingeniero debería reflexionar sobre estos temas. Y decidí elegir una novela de ciencia ficción: Yo Robot, de Isaac Asimov”.

Sobre la novela adelantó: “Nos hace reflexionar sobre la tecnología y su impacto en nuestra sociedad de forma amena. El libro fue escrito hace 70 años haciendo uso de una imaginación y creatividad brutales, habla de una sociedad tecnologizada a la que poco a poco nos vamos acercando en muchos aspectos”.

La elección de un título que no estuviera vinculado a la ingeniería pareció más sencilla. Eligió El evangelio según Jesucristo de José Saramago. “Lo seleccioné por varios motivos: me fascina como escribe Saramago y su capacidad para contar historias; la creatividad para violar las reglas de la puntuación y escribir una página entera sin puntos ni comas y que siga siendo totalmente comprensible; la claridad para mostrar cómo haciendo interpretaciones diferentes de los mismos hechos, la visión de una historia puede cambiar  totalmente. Además, la inteligencia para hacer reflexionar al lector planteando su visión y sus ideas sobre el ser humano y sus creencias”, comentó Belzarena.

Para Eduardo Grampin, docente Grado 5 del Instituto de Computación, no quedan dudas de que “un ingeniero no puede dormir sin su Manual de Matemáticas para Ingenieros y Estudiantes de Bronshtein y Semendiaev”, tan es así que reconoció que “por alguna extraña razón” tiene dos ediciones del libro.

Consultado por un título de otro rubro, detalló: “En el rubro ficción, podría nombrar cualquier libro de Neal Stephenson, empezando por Criptonomicón y siguiendo por In the beginning was the command line, o cualquiera de William Gibson, con Neuromante o Pattern recognition. Incluso recomendaría cualquier novela gráfica de Allan Moore, arrancando por From hell y siguiendo por The watchmen. De todos modos, me quedo con The city and the city de China Miéville; este autor podría considerarse un steam punk con conciencia política. Escribió unas cuantas novelas buenísimas sobre futuro-pasados imposibles, e incluso una novela histórica sobre la revolución de octubre, que publicó puntualmente en 2017, cuando se cumplieron 100 años”.

Sobre The city and the city adelantó que “se presenta un confuso escenario de libertad-opresión en dos ciudades que están superpuestas pero que no se pueden ver ni tocar; uno puede imaginarse al Berlín de la guerra fría y hay imágenes que refieren a Praga o Budapest. En ese marco, hay un thriller clásico y dilemas existenciales y humanos que conducen el relato y lo hacen apasionante. Hay una adaptación a mini serie televisiva de hace un par de años que no les quedó muy bien”.

 

En tanto, Magalí Martínez, docente Grado 3 del Instituto de Agrimensura, coincidió con Grampin sobre el texto que todo ingeniero debe leer. “El libro de consulta general para cualquier ingeniero es el Manual de Matemáticas para Ingenieros y Estudiantes de Bronshtein y Semendiaev”, aseguró Martínez.

Mientras que consideró que “El libro que todo el mundo tiene que leer alguna vez en la vida es Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez”. “Me parece que tiene todo. Es como un universo en sí mismo. Me gusta mucho como escribe porque te traslada a un mundo que es muy real; logra que vos vivas ahí, sientás igual, te enojes igual. Como son tantos personas es como vivir una vida”, detalló.

Más allá de la calidad del texto, reconoció que no es de lectura sencilla. De hecho, contó que la primera vez que empezó a leerlo lo abandonó en el segundo capítulo. Luego retomó su lectura cuando se alquiló sola una cabaña en Cabo Polonio y le tocaron tres días seguidos de tormenta; en 72 horas lo liquidó. De ahí en más se transformó en un libro, que piensa, “todo el mundo debería leer alguna vez en su vida”.

Finalmente, Marcelo Fiori, docente Grado 3 de Instituto de Matemática y Estadística Rafael Laguardia, pensó en dos libros para recomendar: Espaços Métricos de Elon Lages Lima y Ficciones de Jorge Luis Borges.

“El que elegí más fácilmente fue Ficciones. Borges es uno de mis autores favoritos, y Ficciones es una buena puerta para adentrarse en su mundo. Cada tanto me encuentro releyendo alguno de los cuentos”, contó Fiori sobre la decisión de los títulos.

Seguidamente agregó: “No encontré un libro que no pueda faltar en la biblioteca de un ingeniero. Al menos no un libro "de ciencia" (bien podría haber elegido al mismo Borges, o a Julio Cortázar o a Ernesto Sábato, que tienen textos particularmente disfrutables para personas que gusten de la matemática). Entonces, elegí el libro que me gustaría que los ingenieros e ingenieras hayan leído. Lo que diferencia a las personas que estudian ingeniería (o matemática, física, etc), es cómo ejercitan su manera de pensar, su poder de abstracción”. Se decidió por Espaços Métricos de Elon Lages Lima, por ser “de contenido obligado para los que hacen matemática, lleva eso un poquito más allá”.

 

0
0
0
s2smodern