0
0
0
s2sdefault

Nervios, ansiedad, ganas e ilusión, son algunas de las sensaciones que suelen acompañar a los nuevos universitarios en sus primeros días de clase. Para evitar que la ilusión lleve a querer abarcar más de lo que se puede, lo que podría conducir a la frustración, la Facultad de Ingeniería realiza distintas actividades que apuntan a acompañar a la generación entrante. 

“Buscamos que el pasaje del liceo a la Facultad sea menos dificultoso, porque el estudiante llega y se encuentra con que hay muchas carreras y modalidades de dictado, se manejan conceptos que desconoce (como el de currícula sugerida o trayectos diferenciados) y se le exige una mayor responsabilidad”, explicó Pablo Babino, asistente académico en el área de Enseñanza de Grado.

“El objetivo es que sepa que no está solo para enfrentar esta nueva realidad, que hay una red que lo quiere contener. En el primer semestre buscamos transmitir herramientas útiles para empezar a estudiar, planificar la carrera, administrar adecuadamente el tiempo y conformar equipos de estudio”, señaló Carlos Luna, asistente académico de Enseñanza.

Hola, generación. Bienvenida.

La actividad introductoria se realiza a lo largo de dos días y apunta a acercar a la generación de ingreso la experiencia de otros estudiantes, docentes y egresados. Además de la bienvenida de la Decana, incluye recomendaciones para iniciar la carrera, una introducción a la vida universitaria, charlas con egresados –para que los estudiantes conozcan el amplio abanico de orientaciones que hay dentro de la ingeniería- y una presentación del Espacio de Orientación y Consulta, donde reciben apoyo para la planificación y el seguimiento de sus estudios.

El “plato fuerte” de la instancia es la “actividad con los padrinos”, en la que se conforman grupos pequeños que son acompañados por al menos un estudiante avanzado y un docente, quienes responden dudas y comparten “piques” para transitar de mejor forma el primer tramo en la Universidad.

Decime cómo voy

La Herramienta Diagnóstica al Ingreso es una prueba que indaga sobre los conocimientos de matemática y física de los nuevos estudiantes, así como su nivel de comprensión lectora. “Más allá de que su fin es obtener un diagnóstico global de la generación ingresante, la prueba puede ser usada como un insumo de autoevaluación del estudiante, de forma de chequear su nivel de conocimiento al ingreso. Esta información puede ayudarlo a optar por la modalidad de cursado más conveniente para su caso particular”, sostuvo Babino.

Al respecto, explicó que hay cursos (como los de matemáticas) que puedan ser cursados semestral o anualmente, donde el temario es el mismo pero varía el tiempo que el estudiante tiene para asimilar los contenidos.

Taller de Orientación al Inicio

Desde 2010, la Facultad de Ingeniería realiza los Talleres de Orientación al Inicio para los recién llegados, que se desarrollan durante las primeras semanas de clase. “Siguiendo una modalidad de taller, y en grupos reducidos, apoyamos a los estudiantes en la planificación de sus carreras, haciendo hincapié en que no existe una única currícula y en que no hay que cursar necesariamente “todos” los cursos sugeridos como en el liceo, sino que cada uno puede adaptarlos a su realidad personal”, explicó Luna.

En estos talleres se abordan también las estrategias de aprendizaje y técnicas de estudio de los alumnos. “El desafío de los primeros semestres no está tan vinculado a la dificultad técnica de las asignaturas, sino a los hábitos de estudio y a la forma de planificar y organizar el uso de los tiempos. Desde los talleres insistimos en la importancia de formar grupos de estudio, porque está comprobado que favorece el aprendizaje”, indicó el asistente.

Orientación y Consulta permanente

Para acompañar al estudiante durante todo su pasaje por Facultad, está el Espacio de Orientación y Consulta, que brinda información sobre programas de estudio, duración de las carreras y becas, entre otros temas. “Buscamos que sea su lugar de referencia para los estudiantes; los recibimos cuando tienen alguna dificultad, les mostramos cómo proceder y los derivamos con quien corresponda”, explicó Babino.

El asistente académico señaló que muchos de los estudiantes que llegan al Espacio lo hacen porque tienen alguna dificultad de avance en la carrera. “En esos casos, apuntamos a que haga algún cambio en su estrategia de estudio, lo ayudamos a sincerarse consigo mismo y planificar la vida en Facultad según su situación personal (por ejemplo, si trabaja, si arrastra dificultades del liceo)”, concluyó el asistente.

El Espacio recibe consultas personalmente, a través del teléfono 27124639 y por correo electrónico (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).

Clases filmadas

Otra herramienta al servicio de los estudiantes es Open FING, un proyecto que inició en 2012 y apunta a crear una biblioteca multimedia con videos de los cursos dictados en Facultad. “Hasta el momento hay más de 35 cursos filmados, que suman unas 795 clases. Aunque no sustituyen a las clases presenciales, los videos son un buen complemento para los estudiantes, que pueden usarlos para repasar contenidos y mantenerse al día si deben faltar a alguna clase”, señaló Luna. En noviembre de 2015 (período de parciales), el sitio fue visitado por 11.516 usuarios.

La nueva generación también cuenta con un sitio web donde está toda la información que necesita para su primer período en FING.