INALE evaluó el impacto de los tambos sobre el río Santa Lucía, en un estudio en el que participaron la Facultad de Ingeniería y la Fundación Ricaldoni.

En los últimos años, la cuenca del río Santa Lucía –principal abastecedor de agua potable de Montevideo y zona metropolitana- se ha visto amenazada por frecuentes episodios de mal olor y sabor. Con el objetivo de contribuir a su preservación, el Instituto Nacional de la Leche y la Facultad de Ingeniería (a través de la Fundación Julio Ricaldoni) realizaron un estudio sobre la situación de los tambos ubicados en la cuenca del río, cuyos resultados fueron conocidos a finales de julio.

“La investigación permitió saber cómo manejan sus efluentes los tambos de la zona y qué impacto tiene el sector lechero en la contaminación del río”, señaló Soledad Gutiérrez, ingeniera química y responsable técnica del proyecto. Además, indicó que los resultados contribuirán a que los productores tomen mejores decisiones con respecto a qué sistema les conviene implementar según sus requerimientos y posibilidades.

Análisis a fondo

El estudio se realizó durante 2014 e implicó dos etapas de trabajo. “Durante la primera, se encuestaron 160 tambos ubicados en San José, Florida y Canelones para conocer cómo procesan el agua y el estiércol que recogen en las áreas de ordeñe y saber cuáles son sus prácticas de desempeño ambiental”, reveló Gutiérrez.

En la segunda fase se analizaron al detalle seis tambos que utilizan distintos sistemas de manejo de efluentes y se estimó el costo que generan al productor. “También se incluyó la toma de muestras de aguas de arroyos o cañadas cercanas y de agua subterránea, para analizar su calidad y poder deducir los efectos del manejo”, explicó la experta.

Experiencia interdisciplinaria

La investigación reunió a un grupo de profesionales de distintas disciplinas. La FJR viabilizó la participación de un grupo de técnicos del Instituto de Ingeniería Química y del Departamento de Estructuras y Transporte de la Facultad de Ingeniería, al que se sumó la visión agronómica de los profesionales de INALE.

Ana Bianco, referente de Programas y Proyectos de INALE, señaló que esta institución “valora muy positivamente” el trabajo realizado con Facultad. “Además de cuantificar los costos asociados a cada sistema de manejo de efluentes, se pudo identificar cuáles son las situaciones de mayor riesgo dentro de la zona geográfica estudiada y detectar oportunidades de capacitación para productores y contratistas”, enfatizó.

En contexto

En los últimos años, diversas instituciones han analizado la cuenca del río Santa Lucía con el objetivo de analizar, controlar y regular los impactos ambientales producidos por los emprendimientos industriales de la zona.

En ese sentido, en marzo de 2015 los Ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Industria, Energía y Minería (MIEM) y Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MOVTMA), anunciaron la implementación de medidas tendientes a controlar y revertir el proceso de deterioro en la calidad del agua en esa cuenca hidrográfica. Una de ellas incluye el tratamiento y manejo obligatorio de efluentes a todos los tambos ubicados en la zona.

0
0
0
s2smodern