0
0
0
s2sdefault

Un innovador alimento para niños hecho a base de vegetales, un motor que genera energía eléctrica a partir del estiércol vacuno y una máquina que automatiza la colocación de baldosas cerámicas, son los tres proyectos de base tecnológica que fueron seleccionados en el marco del último Llamado a Desarrollo de Prototipos de la Fundación Julio Ricaldoni (FJR).

Durante el año 2018, los emprendedores trabajarán para demostrar la viabilidad técnica de sus proyectos mediante el desarrollo de prototipos y ensayos. Para ello, contarán con apoyo económico y el acompañamiento de tutores especializados. También tendrán asesoramiento de la FJR para validar la idea de negocios.

A esta convocatoria, que se realizó con el mecenazgo de Santander Universidades, se presentaron 16 proyectos que buscan resolver diversos problemas en áreas como ingeniería ambiental, realidad virtual, procesamiento de imágenes, internet de las cosas, tecnología médica, eficiencia energética y tratamiento de efluentes, entre otras.

Un Comité de Selección integrado por representantes de la Facultad de Ingeniería, Ingenio, Incuba Electro, y del Consejo y equipo técnico de la FJR, fue responsable de la evaluación y selección de los proyectos que serán apoyados.

Robotile: Automatización en las tecnologías de fabricación


Diseñar y fabricar el prototipo de una máquina que permita automatizar el proceso de manipulación y colocación de baldosas cerámicas en obras de gran tamaño, es el desafío que tienen por delante los estudiantes de ingeniería industrial Martín Arias, Karime Villanueva y Mariana Paz. La iniciativa se enmarca en su proyecto de fin de carrera y cuenta con la tutoría técnica de los ingenieros industriales mecánicos y docentes Santiago Correa y Sebastián Hernández.

La colocación de baldosas en una tarea repetitiva y monótona para el obrero, lo que usualmente lo lleva a disminuir su rendimiento a lo largo de la jornada laboral. Con Robotile se busca reducir los tiempos asociados a este trabajo hasta en una octava parte, así como disminuir los costos asociados al mismo y lograr una mejor calidad en las terminaciones de obras como edificios y centros comerciales.

El primer diseño de la máquina, que se desarrollará en el marco del Llamado a desarrollo de prototipos, será capaz de colocar baldosas de 60cm x 60cm en obras que se realicen en espacios cerrados. En etapas posteriores, los emprendedores se enfocarán en crear un sistema de depósito autónomo de cemento y en adaptar el prototipo a la colocación de distintos tamaños de baldosas.

Alimento saludable para niños


La ingesta de vegetales durante la niñez es fundamental porque aporta nutrientes y fomenta un estilo de vida saludable. Con el objetivo de promover su consumo, la ingeniera alimentaria Laura Raggio y las licenciadas en nutrición Valeria Berrondo y Gabriela Fajardo, se proponen desarrollar un alimento para niños hecho a base de vegetales que sea natural, sano y de fácil preparación, a la vez que tenga una apariencia atractiva.

El producto se realizará mediante la tecnología sous-vide, que permite la cocción de los alimentos durante largos periodos a temperaturas relativamente bajas. Se trata de una técnica innovadora para la industria y el mercado nacional que permite obtener productos inocuos, de alta calidad nutritiva y con amplia vida útil.

Para el desarrollo del producto, se utilizará el equipo de aplicación de la tecnología sous-vide del Departamento de Alimentos de la Facultad de Química (Udelar). El prototipo final, que consistirá en un producto envasado al vacío, tendrá una baja cantidad de grasas totales, grasas saturadas y sodio, además de ser fuente natural de nutrientes que son deficitarios en la mayoría de la población (fibras y vitaminas).

Transformando estiércol en energía eléctrica


Una de las principales fuentes de contaminación ambiental es el estiércol vacuno, que puede ser transformado en biogás mediante un tratamiento bio-químico utilizando un biodigestor.

Con este proyecto, las estudiantes de ingeniería industrial mecánica Lidio Braga, Daiana De León y Paula La Paz se proponen diseñar un sistema de cogeneración a partir de un motor de combustión interna que utilice el biogás para generar energía eléctrica y térmica. La iniciativa se enmarca en su trabajo de fin de carrera y cuenta con la tutoría técnica de los ingenieros industriales mecánicos y docentes Gabriel Pena y Pedro Curto.

El principal valor del proyecto es que apunta a mitigar el problema de la contaminación atmosférica. Para esto se vale de tecnología local, lo que permite que el desarrollo tenga un respaldo técnico nacional y sea de bajo costo. La energía eléctrica generada a través del sistema podrá ser utilizada para autoabastecer el consumo de energía del establecimiento o podrá ser vendida a UTE. En ambos casos, la energía térmica generada será aprovechada para que el biodigestor trabaje en condiciones óptimas.

En el marco del llamado, los emprendedores realizarán ensayos para estudiar el comportamiento del motor trabajando con el biogás y para evaluar qué modificaciones deben realizarse para mejorar su desempeño. Al finalizar esta etapa, esperan contar con el diseño de un prototipo que permita generar una potencia de 40 kW para un tambo de aproximadamente 170 vacas. El mismo será adaptable a diferentes tamaños de establecimientos.