Se firmó un convenio entre la familia de la ingeniera Martha Elena Peluffo Etchebarne de Jauge y la Fundación Julio Ricaldoni que permitirá otorgar becas a estudiantes mujeres de la Facultad de Ingeniería (FING) de la Universidad de la República a modo de homenaje a la reconocida ingeniera.

En reconocimiento a Martha Peluffo, en el año 2015 sus familiares apoyaron una beca de fondos no reembolsables a una estudiante de ingeniería para la culminación de la carrera. Este año sus familiares decidieron repetir la experiencia para contribuir a que más estudiantes mujeres finalicen sus estudios de grado, el convenio establece que se otorgará durante dos años una beca no reembolsable de 6000 dólares.
En el acto de firma, realizado en la sala del Consejo de FING, Martha Jauge Peluffo (hija de Martha) destacó que “fueron los nietos los que impulsaron esta iniciativa en función del buen recuerdo que tienen de la abuela”, e indicó que si bien el convenio establece una duración de dos años los familiares están “entusiasmados” y pretenden continuar durante unos años más.
Por su parte la decana de la FING y presidente de la Fundación Julio Ricaldoni, María Simón, manifestó que sería bueno que más empresas se involucraran en acciones similares; “se quejan de la falta de ingenieros por tanto sería normal que contribuyeran a que egresaran más”, expresó. Asimismo, consideró que esta beca “es una acción de estímulo positivo y de reconocimiento a la historia de una mujer notable”.
Como ejemplo de la calidad humana de Martha Peluffo el acuerdo expresa: “siempre soñó con vivir en un país más solidario y justo, a ello dedicó buena parte de sus energías mientras su salud se lo permitió”.

Ingeniera ilustre

Martha Elena Peluffo Etchebarne de Jauge nació en Montevideo el 13 de mayo de 1913. Desde pequeña conoció un ambiente propicio a los estudios universitarios lo que le permitió convertirse en una de las primeras mujeres egresadas de la Facultad de Ingeniería. Ingresó allí en 1932 y obtuvo el título en 1938 siendo reconocida con la medalla de oro de la Facultad (fue la primera mujer en lograrla).
Comenzó a trabajar en 1937 con el Ing. Walter Hill. En sus primeros trabajos colaboró con el cálculo de la estructura del actual edificio de Facultad de Ingeniería. En 1939 trasladó su domicilio a Rincón del Bonete. En 1949 la familia se trasladó a Aguas Corrientes, allí ejerció la docencia liceal en Santa Lucía y luego se incorporó como ingeniera a la planta de Aguas Corrientes. En 1969 fue transferida al departamento técnico de OSE en Montevideo, puesto que ocupó hasta su jubilación en 1983. Tras su retiro integró la Comisión del edificio de la Facultad de Ingeniería.
Ante la noticia de su fallecimiento algunos de sus amigos expresaron: “se fue una brillante profesional, una magnífica madre y esposa y un ejemplar ser humano”.

 

0
0
0
s2smodern