Dieciséis  proyectos de TIC, cinco de Biotech y diecinueve de Agrotech culminaron el ciclo de Talleres Virtuales de Ideas de Negocios organizado por la Fundación Ricaldoni (FJR) que se desarrolló entre julio y setiembre de 2020.

En total 63 emprendedores (39% mujeres) concluyeron el intenso proceso que incluyó 10 encuentros virtuales distribuidos en 5 módulos, en los cuales los equipos trabajaron en el desarrollo de su idea o proyecto y abordaron áreas relacionadas con modelos de negocio, experimentos de validación y presentación del proyectos, entre otros.

“Este taller debería hacerlo todo aquel que quiera emprender. Puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de un emprendimiento”, comentó uno de los participantes al terminar el ciclo. Otros emprendedores emitieron comentarios similares: “nos resultó muy útil para bajar a tierra la idea e ir comenzando a trabajar en lo concreto”; “Me ayudó a enfocarme en lo que quiero y a mejorar la versión anterior que tenía en mente”, destacaron.

Los encuentros tuvieron un formato teórico – práctico y fueron dictados por profesionales con experiencia en diversas áreas. Uno de ellos fue Marcelo Carretto, quien calificó esta iniciativa como "un gran desafío que nos planteamos por el taller, las dinámicas virtuales, la articulación entre facilitadores e instituciones participantes y la cantidad de emprendedores. Siento que fue una experiencia súper interesante”. Sobre el equipo de trabajo expresó “siempre tuvo una gran convicción en lo que hacíamos y un gran compromiso que permitió brindar un taller y asesoramiento personalizado, atendiendo las disparidades de los participantes y logrando un gran avance en los proyectos".

Gran capacidad de adaptación

Para la coordinadora de proyectos de la incubadora Ingenio, Leticia Gómez, el esfuerzo y compromiso de todas las partes fue una fórmula muy efectiva para transformar ideas en proyectos de base tecnológica que se puedan validar".

Esta actividad, estaba planificada para realizarla en formato presencial, sin embargo debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus fue necesario realizarla en forma virtual. En ese sentido, el consultor Javier Pena opinó que esa rápida respuesta demuestra “la gran capacidad de adaptación al cambio que tenemos los uruguayos”.

Un razonamiento similar siguió la consultora Victoria Vila: "como la mayoría de las cosas que se iniciaron en este 2020 tan particular, el taller de validación también tuvo que ser flexible y adaptable a las nuevas modalidades. Muchos emprendimientos pudieron avanzar en sus proyectos, modificar las ideas con las que venían y adoptar nuevas herramientas que les serán útiles para validar sus ideas".

Alguien que los guíe y los escuche

La encargada de Operaciones de la FJR, Andrea Solari, relató que adaptar los 3 talleres que se habían planificado realizar en formato presencial a uno solo virtual resultó “un gran desafío”. “Esto fue posible gracias al excelente equipo de trabajo que tenemos y que armamos para este proyecto, el que tuvo la capacidad de adaptarse a la nueva normalidad. Pusimos en práctica lo que muchas veces le pedimos a los emprendedores, sin mencionar el compromiso compartido que todos teníamos hacia el proyecto, que es otro puntal a la hora de emprender”.

Solari también destacó que la cantidad de emprendedores y proyectos que se presentaron superaron las expectativas. “Además el 70% completó la totalidad del taller con un alto involucramiento, siendo que tenían una alta dedicación,  comparable a una clase de Facultad con créditos”.

La encargada de Operaciones de la FJR señaló que “esta experiencia distinta  consolidó nuestro  trabajo como equipo, dejó un vínculo muy lindo con nuevos emprendedores y nos permitió reafirmar que estas actividades son esenciales para aquellos que están comenzando a emprender. Porque además de conocer las etapas del proceso emprendedor, las diferentes herramientas que hay para validar ideas, lo que es un modelo de negocios, lo que necesitan es que alguien los guíe, los escuche y los acompañe en ese proceso. Creo que  este equipo humano se destacó y me siento muy orgullosa de ello”.

En este ciclo de Talleres de Validación de Ideas de Negocios participaron equipos que se encontraban en fases iniciales de su proceso emprendedor. Los objetivos fue que, con las clases y la ayuda de los tutores, los participantes transformaran su idea en un emprendimiento y alcanzaran las condiciones de postular a herramientas de financiamiento.

Al comentar su experiencia en los talleres, uno de los emprendedores señaló que en su caso el objetivo se cumplió e indicó que “si bien nuestro grupo ya tenía validada la propuesta, nos ayudó a poner los pies sobre la tierra y re lanzarnos”.

Los Talleres Virtuales fueron organizados por la Fundación Ricaldoni, coorganizados por las incubadoras Ingenio y Khem y contaron con el apoyo financiero de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) mediante su Fondo para el Desarrollo. Se realizaron en el marco del Programa Dieste de Apoyo a Emprendedores de la FJR, con el mecenazgo de SantanderX.

0
0
0
s2smodern